Las películas que muestran a las trabajadoras del sexo bajo una nueva luz

En el clásico de 1990 Pretty Woman, cuando Edward Lewis (Richard Gere) recoge por primera vez a Vivian Ward (Julia Roberts) en el lujoso coche deportivo plateado que le ha prestado su abogado, se da a entender que es algo ajeno al hecho de que la mujer es una trabajadora del sexo muchas se anuncian en sitios como SimpleEscorts.com en el apartado de Kinesiologas Lima Metropolitana. El hombre de negocios, un neoyorquino perdido en medio de las vastas autopistas de Los Ángeles, al principio sólo se interesa por las direcciones. En Good Luck to You, Leo Grande, de Sophie Hyde, que se estrena esta semana, no hay tal confusión. Cuando suena el timbre de su suite de hotel, Nancy Stokes (Emma Thompson) sabe quién está al otro lado de la puerta: Leo Grande (Daryl McCormack), un trabajador sexual que contrató por Internet.

Nancy, profesora jubilada y viuda con dos hijos mayores, se encuentra con tiempo para reflexionar sobre los años que ya han quedado atrás. De este proceso de contemplación, una cosa en particular molesta a la mujer: nunca ha alcanzado un orgasmo. El sexo, a lo largo de su vida, ha sido como una tarea: entrar, salir y terminar. Frustrada, se atreve a reservar a Leo Grande para pasar la noche, con la esperanza de explorar todos los deseos que nunca se le permitieron realizar con su única pareja.

A partir de esta premisa aparentemente sencilla, Good Luck to You, Leo Grande presenta un cambio en la representación del trabajo sexual en el cine, siendo el cambio más evidente que se trata de una mujer mayor que contrata a un hombre más joven, una inversión del patrón habitual de edad y género. Además, la mujer está preocupada únicamente por su propio placer. No tiene expectativas de tener un orgasmo a estas alturas de la vida, pero quiere ser tocada, tocar, experimentar el placer permitiéndose admitir abiertamente que eso es lo que desea.

Leo también representa una desviación de la forma en que los trabajadores del sexo han sido generalmente representados en la pantalla. Sí, es joven, alto y guapo, pero también carece de la masculinidad estereotipada que suele acompañar a esos atributos, como cuando el protagonista de American Gigolo (1980) de Paul Schrader, el acompañante de lujo Julian (Richard Gere, una vez más), refuerza repetidamente su virilidad empleando la burla y la indignación injustificada para negar cualquier indicio de homosexualidad o feminidad. Leo colma de ternura a Nancy, incluso cuando ella le ofrece lo contrario a cambio. La antigua profesora se mete en la dinámica de su trabajo, preguntando si alguna vez se siente degradado o qué pudo haber salido tan mal para que eligiera esa carrera específica. En respuesta a esta línea de preguntas, Leo no ofrece más que una paciente amabilidad, firmemente arraigada en la comprensión de que la animosidad a menudo proviene de un lugar de inseguridad.

Desafiar los estereotipos

Los estereotipos que Nancy le imputa a Leo son el resultado de un estigma perpetuado durante mucho tiempo y que se ha visto reforzado por las representaciones cinematográficas del trabajo sexual. «Se nos villaniza o se nos sensacionaliza, y rara vez se nos permite existir en este espacio de ser alguien que sólo trabaja para ganar dinero para sobrevivir», le dice a BBC Culture la trabajadora sexual Parker Westwood. En 2021, Westwood lanzó el podcast A Sex Worker’s Guide to the Galaxy, con el objetivo de «desestigmatizar y humanizar a los trabajadores del sexo».

La desestigmatización es clave cuando se trata de lo que los trabajadores del sexo esperan de las representaciones de su práctica. Durante mucho tiempo, el cine ha hecho todo lo contrario, alimentando patrones de preconcepción que no sólo son inexactos, sino también peligrosos. La mayoría de las representaciones populares del trabajo sexual se encuadran en dos categorías perjudiciales: «la trabajadora sexual desechable» o «la prostituta con un corazón de oro». La primera abarca las películas en las que las trabajadoras del sexo son asesinadas sin piedad (y a menudo brutalmente), y su muerte se trata como un mero riesgo laboral. Pensemos en Eyes Wide Shut (1999), de Stanley Kubrick, en la que se presenta a Mandy (Julienne Davis), una prostituta de lujo, con una sobredosis, y se la vuelve a ver brevemente enmascarada y semidesnuda, y finalmente en la morgue.

Los thrillers fomentan notoriamente este tropo, con películas como Se7en (1995), de David Fincher, y Sólo Dios perdona (2013), de Nicolas Winding Refn, que presentan asesinatos escandalosamente crueles de trabajadoras del sexo. Las adaptaciones de crímenes reales son otro género fructífero para la perpetuación de este patrón violento, con títulos como The Frozen Ground (2013), Lost Girls (2020) y Green River Killer (2005) que se detienen -a menudo con violencia gratuita- en el asesinato de trabajadoras sexuales y en la indiferencia que suelen mostrar las autoridades para resolver estos casos.

Incluso la película más célebre sobre una «prostituta con corazón de oro» comienza reforzando la noción de la trabajadora sexual desechable. La mencionada Pretty Woman presenta a una trabajadora de la calle muerta en una de sus primeras escenas. Un hombre dice a los periodistas que se reúnen en las inmediaciones: «Ha estado en las calles día tras día, cambiando su tristeza por un poco de crack», insinuando que la joven es la culpable de su propia muerte. Mientras el cadáver yace en un contenedor, los turistas hacen fotos, insensibles a este tipo de violencia tan específica.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.