De periodista de Ansa a estrella del porno: ‘Ganaba poco, conocer a Rocco Siffredi me cambió la vida’. La historia de Mariagiovanna Ferrante

Primero periodista, luego estrella del porno y empresaria del mundo del hardcore. Mariagiovanna Ferrante, una napolitana, cambió de trabajo y se convirtió en Mary Rider, una estrella de la luz roja. «Antes ganaba poco», revela al Corriere del Mezzogiorno. ¿El punto de inflexión en su carrera? El encuentro con Rocco Siffredi uno de los actores porno más famosos del mundo y es que el saber como ser actor porno es un detalle muy importante a tener en cuenta. ‘En 2014 mi primera experiencia profesional fue con él’, recuerda. Y añade una nota de incredulidad: «¡Y pensar que apenas unos meses antes todavía estaba en mi mesa escribiendo artículos! Desde entonces he grabado más de 500 vídeos». ¿Cómo se produjo un cambio de rumbo tan radical? Mariagiovanna Ferrante es una periodista profesional de Pagani. Trabaja en La Stampa y Ansa. Es una de esas reporteras que no rehúyen las preguntas incómodas, como la relativa a la emergencia de los residuos en la capital de Campania.

Es licenciada en literatura moderna, con experiencia de estudios en el extranjero, y está casada. Desde que era una niña quería dedicarse a esta profesión. Me gustaba y me sigue gustando escribir y empecé a practicar», cuenta, «y uno de mis maestros fue Goffredo Locatelli, que falleció hace un año. Dirigía una revista en Scafati, Albatros, con la que empecé a colaborar». Tras unos años, Mariagiovanna aterrizó en Ansa, en Nápoles, como becaria, y en Stampa. Eso fue en 2008. Luego se casó y se trasladó a Turín con su marido.

Al principio trabaja en una oficina de prensa. Pero mientras tanto descubre los clubes de intercambio de parejas con su marido y se da cuenta de que ese mundo le resulta muy intrigante. ‘En 2012 empiezo a ir a clubes privados con mi pareja, un camino privado de parejas que me viene muy bien. Aprendí a usar tacones, como periodista siempre solía vestir de manera informal, y a llevar conjuntos sexys», explica. ¿El siguiente paso? Una nueva vida. Primero swinger, luego empresaria porno amateur de sí misma en Turín. El suyo es un próspero negocio de servicios eróticos para adultos. No falta nada: desde la productora de vídeo Spicylab hasta el sexyshop. ¿Por qué este giro?

‘Yo era un trabajador precario y cuando te pagan a destajo sólo cobras por lo que produces. Mis propuestas eran consultas, informes en profundidad y a menudo ni siquiera eran escuchadas. Así que poco a poco empecé a alejarme del mundo del periodismo», se desahoga.

Pero también hay una cierta amargura en su historia. Mary Rider revela lo que le gustaría: «Volver a ser periodista». Pero luego añade sorprendentemente: incluso el Presidente de la República o la Ministra de Igualdad de Oportunidades. Es una mujer que ama el cambio. Estar fuera de la caja. Lo muestra. Dice ella, incluso el tema que eligió para su disertación: la mujer vampiro. «Busqué», dice orgullosa, «un tema que reflejara mi personalidad como mujer fuera de los estereotipos».

¿Cómo se tomó su familia la transición de Mariagiovanna Ferrante a Mary Rider? ‘Lo descubrieron por casualidad durante el partido Juventus-Napoli de 2015’, revela. Y aclara: «En mi familia todos somos grandes aficionados y mi padre era miembro de un grupo de Facebook en el que en un momento dado me reconoció, cubierto sólo por la bandera del Nápoles». ¿La promesa de desnudarse si la Azzurra ganaba atrajo a sus padres? «Para ellos fue un shock», concluye. «Pero hoy todo está bien. Pero no lo cuentes con detalle».


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.